miércoles, 20 de noviembre de 2019

Método correcto para maquillarse la cara


El maquillaje es una parte indispensable de las mujeres, aunque hoy en día, también se ve con poca frecuencia en los hombres, pero estos consejos serán más que todo para las mujeres.

Es importante hacer caso de consejos sobre los maquillajes, depende de esto como verán tu rostro.

Si nunca te has maquillado el rostro y va a ser la primera vez, tienes que ver tutoriales, para poder guiarte de la mejor manera, no inicies solamente porque necesitas salir, debes de practicar días antes, o semanas antes, para poder tener la técnica perfecta.

Importancia del maquillaje en la cara

Esto es un tipo de arte el cual requiere de mucha atención y paciencia, y esto junto con la práctica, se puede lograr un resultado totalmente increíble, esto se hace con los fines de mejorar el aspecto de la cara, ahora bien, si casi no se nota entonces es mucho mejor.

Este arte puede traer tantos como beneficios y como consecuencias nada agradables, si se usa del modo correcto entonces puede dar un acabado hermoso y así poder ir luciendo esa cara que tanto te destila orgullo, pero en caso se ocupe de un modo el cual no es el correcto entonces puedes dar una resulto nada natural, tanto que puede que parezcas muñeca de porcelana y por lo tanto nadie verá atractivo ese nuevo aspecto.

Como maquillarse la cara

Ahora bien, es muy importante que antes de aplicar el maquillaje la cara debe estar en su totalidad limpia, libre de grasa y así evitar algún tipo de alergia o imperfecciones por el maquillaje al contacto con la piel, una vez mencionado esto, los pasos para maquillar correctamente la cara son los siguientes:


  1. Lavar la cara con jabón el cual sea para la cara unas 2 veces diarias.
  2. Luego de ello entonces se procederá en dar unas palmaditas pequeñas en la zona donde se quiera cubrir algún tipo de imperfección.
  3. Utilizar una base para maquillaje el cual cumpla con los requisitos los cuales son el no ser nada grasoso y que también proteja del sol, esta base siempre debe ponerse en la cara con una brocha.
  4. Es importante el aplicar polvos para matar el exceso de brillo, aunque también hay que evitar el exceso de polvo en la cara porque si no se verá demasiada opaca.

martes, 19 de noviembre de 2019

Jugos para la acidez estomacal


Si pensabas que eras una persona aislada con este molesto mal de la acidez estomacal, estabas muy equivocado y es que resulta que un estudio indica que aproximadamente la tercera parte de toda la población mundial lo padece al menos una vez por mes y aunque obviamente hay casos diferentes en los que el problema es mayor, se puede arreglar y minimizar hasta el punto cero gracias a las medicinas que la naturaleza propia nos ha regalado, frutas, verduras y legumbres.

Consumiendo con la mayor frecuencia la sancadilla que puedas estos jugos podrás olvidarte por completo del molesto problema de que tu ácido gástrico se descontrole y regrese al esófago haciéndote sentir ese molesto ardor de la acidez estomacal; toma nota para que hagas al menos uno de estos jugos cada día.

Papaya con avena


Esto le ayudará a tu cuerpo a reducir las molestias de los ácidos gástricos gracias a la fibra; sólo tienes que conseguir una papaya grande y tomar una rebanada que equivale al menos a un cuarto de la papaya, luego pon un vaso de agua en la licuadora y empieza a mezclarlos para luego agregarle un cuarto de taza de avena; la mezcla todavía no está apta para beber, la tienes que colar y cuando ya lo hiciste, tienes que beberla específicamente media hora después de haber comido, independientemente de si es por la mañana, tarde o noche.

Zanahoria y lechuga


Otra mezcla muy buena para nuestro estómago y controlar sus ácidos; asegúrate de desinfectar previamente tanto las seis hojas de lechuga, como las cuatro zanahorias y cuando lo hayas hecho y hayas partido la zanahoria en trocitos, puedes agregar ambas cosas a la licuadora con media taza de agua y mezclar bien todo; puedes verlo en el momento que desees, ya sea que sientas o no las agruras, antes o después de comer.

Ahora pon atención especial a la periodicidad y es que tienes que beber esta mezcla todos los días durante una semana y luego de ello descansar una semana completa, para retomar la siguiente semana el mismo patrón.

Col con zanahorias


Hay una variante de la mezcla anteriormente mencionada en la que tienes que cambiar las cantidades y un ingrediente, utilizando solamente dos zanahorias y en lugar de las hojas de lechuga utilizar hojas de col fresca; ahora bien, es importante que recuerdes que este jugo se toma específicamente en la mañana y con el estómago vacío, sin haber consumido nada previamente; sólo necesitas tomar media taza cada día y eso te ayudará a prevenir la acidez estomacal de una manera muy buena.

Además de todo, esta variante tiene propiedades antiinflamatorias gracias a las hojas de col, lo que significa que ayudará a tu intestino en general a no estar irritado.
Una mezcla más completa

En este caso vamos a enumerar todos los ingredientes porque son más, pero sin lugar a dudas veras grandes resultados con este jugo y vale la pena recalcar que las cantidades que te indicaremos son para dos porciones del mismo:


  • Una taza de chabacanos picados
  • Una taza de puré de calabaza
  • Una taza de hielo picado
  • Un cuarto de taza de leche descremada
  • Una cucharada de miel de abeja
  • Media cucharada de canela molida
  • Un cuarto de cucharada de nuez moscada molida


Mezcla todos los ingredientes en la licuadora hasta obtener una consistencia tersa y antes de beber puedes espolvorear con canela el batido si lo deseas; lo ideal es beberlo de inmediato, no almacenarlo, así que puedes poner los vasos en el congelador para que se enfríe antes de verter sobre ellos el jugo, por si no queda lo suficientemente de lado, ya que no tienes que agregarle más hielo.

Intercala estas mezclas en toda tu semana y te olvidarás de la acidez estomacal.

martes, 1 de octubre de 2019

Test de Papanicolaou y prevención del cáncer del cuello uterino


En un artículo publicado en el New England Journal of Medicine del 16 de octubre de 2003, miembros de las Universidades de California en San Francisco, y California en Davis, Oregon en Portland, Duke en Durham, North Carolina y el Centers of Disease Control & Prevention, Atlanta, se plantean averiguar si la extensión del intervalo entre los tests de Papanicolaou a 3 años, en mujeres con bajo riesgo de cáncer y con tres pruebas consecutivas con resultado negativo, incrementa significativamente el riesgo de padecer un cáncer del cuello uterino. El estudio se ha realizado en una serie de 938.576 mujeres con menos de 65 años de edad.

Los resultados han sido que cuando se compara el Screening anual con el Screening cada 3 años, el Screening realizado cada 3 años en mujeres entre 30 y 64 años de edad, en las que en las 3 últimos test de Papanicolaou el resultado había sido negativo, se observa un exceso de riesgo medio de cáncer del cuello uterino de aproximadamente 3 casos en 100.000 mujeres.

Para tener una idea de lo que este riesgo significa los autores señalan que este riesgo es similar en magnitud al riesgo anual de cáncer de mama entre hombres de 45 a 64 años de edad (de 1a 4 casos por 100.000).

Para los autores del trabajo sus resultados dan seguridad a las mujeres y a aquellos proveedores sanitarios que extiendan el intervalo entre los test de Papanicolaou a 3 años, siempre después de 3 años consecutivos de resultados negativos.

En un editorial del mismo número del NEJM, Sarah Feldman, del Departament de Obstetrics, Gynecology and Reproductive Biology del Brigham and Women´s Hospital de Boston, afirma que para las mujeres con bajo riesgo para la neoplasia del cuello uterino, y de las que se sabe que cumplen escrupulosamente con los plazos establecidos para la práctica del Screening de Papanicolaou, es razonable alargar el intervalo de la prueba a 3 años, después de tres pruebas seguidas con resultado negativo.

Sin embargo, en las mujeres en la categoría de riesgo elevado (como son aquellas con una historia de displasia del cuello uterino o de inmunosupresión) o bien que acostumbran a no cumplir las recomendaciones para el Screening, sería imprudente alargar el intervalo de la realización del test de Papanicolaou.

lunes, 30 de septiembre de 2019

Pescado en la dieta y enfermedad coronaria



En un artículo publicado en la revista Circulation del 17 de Enero de 2006, un grupo de investigadores de varias universidades japonesas se proponen examinar la asociación entre una dieta con elevado consumo de pescado, que condiciona la presencia en la sangre y en los tejidos de ácidos grasos poli-insaturados omega 3, de cadena larga (ácidos Eicosapentanoico (EPA) y Docosahexaenoico (DHA)) y el riesgo de padecer enfermedad coronaria.

Una población de 41.578 cuidadoras a domicilio (19.985 hombres y 21.593 mujeres) entre 40 y 59 años, que se encontraban libres de enfermedad coronaria y de cáncer antes de iniciar el estudio, fue seguida desde 1990-1992 hasta 2001.

Durante el seguimiento se observaron 258 incidentes de enfermedad coronaria (198 casos seguros de infarto de miocardio, 23 probables infartos y 37 muertes súbitas de causa cardiaca).

El análisis estadístico demostró una fuerte asociación entre la dieta más rica en pescado (8 veces por semana o una ingesta media de 180 gramos/día), cuando esta asociación es comparada con la dieta más escasa en pescado (1 vez a la semana o una ingesta media de 23 gramos/día).

Riesgo de enfermedad coronaria


Estadísticamente, el riesgo de enfermedad coronaria fue un 40% más bajo en los participantes con el consumo más elevado de pescado (180 gramos/día) que en aquellos con el consumo más bajo (23 gramos /día).

Esto implica, según los investigadores japoneses, que un elevado consumo de pescado en la dieta puede reducir el riesgo de complicaciones de la enfermedad coronaria cuando se compara con un aporte moderado, cosa que hasta ahora no había comprobada en los estudios de los países occidentales.

La conclusión de los autores, después de este amplio estudio prospectivo, es que una dieta con consumo elevado de pescado (8 veces por semana o 180 gramos diarios) se asocia con una reducción del riesgo de enfermedad coronaria, más específicamente del infarto de miocardio y de la enfermedad coronaria de resultado no fatal, cuando se compara con una dieta de consumo modesto de pescado (una vez a la semana o 23 gramos por día).

Para los autores, sus resultados sugieren que un aporte elevado de pescado en la dieta puede tener un efecto beneficioso en la prevención de la enfermedad coronaria en las personas en la edad media de la vida.

lunes, 24 de junio de 2019

¿Qué es una infección intestinal alimentaria?


Sólo una minoría de las infecciones intestinales son de origen alimentario, ya que la mayoría de los casos son debidos a los diferentes usos del compuesto de clorfenamina o a una bacteria transmitida de persona a persona. Es decir, las infecciones intestinales provocadas por microorganismos reconocidos como habituales en las infecciones alimentarias -como Salmonella, Campylobacter y E. coli 0157- no siempre son de origen alimentario.

Este dato explica las dificultades para establecer la verdadera prevalencia de las infecciones provocadas por alimentos contaminados.

Los dos microorganismos más frecuentemente responsables de infecciones alimentarias son el Campylobacter y la Salmonella. Ambos se encuentran en el intestino de mamíferos y aves que son muy utilizados como fuentes de productos para la alimentación humana.

Estos dos gérmenes pueden contaminar la carne blanca de ave y la carne roja de ganado bovino, así como la leche y los productos lácteos, y los huevos en el caso de la Salmonella. Estos dos microorganismos también pueden contaminar la fruta fresca y las verduras a través del agua de riego contaminada con heces de los animales.

Contaminación e infección intestinal humana


La contaminación e infección intestinal humana con Campylobacter y la Salmonella provoca diarrea, dolor abdominal y fiebre, a veces acompañada de vómitos. Habitualmente estos síntomas ceden espontáneamente sin un tratamiento específico.

En el Reino Unido, en el año 2000, se diagnosticaron, mediante los correspondientes análisis en el laboratorio 13.000 casos de infección intestinal alimentaria por Salmonella y 50.000 por Campylobacter, cifras que representan, por extrapolación, un total de 40.000 casos clínicos causados por Salmonella y 400.000 casos por Campylobacter.

Afortunadamente tanto el Campylobacter como la Salmonella son muy sensibles al calor por lo que mueren al ser cocinados o pasteurizados adecuadamente.

Microorganismo responsable de infecciones alimentarias


Otro microorganismo responsable de infecciones alimentarias es el Clostridium perfringens, aunque sólo en una minoría de casos son identificados en el laboratorio. Habitualmente contaminan trozos de carne roja de bastante grosor, de modo especial cuando se cocinan a temperaturas bajas y con bastante tiempo antes de ser ingeridos.

Si el recalentamiento en el momento de ser servidos no es el apropiado, suficientes Clostridium perfringens pueden permanecer en el centro de la pieza de carne como para provocar una infección intestinal alimentaria. Es la toxina del Clostridium perfringens la que provoca dolor abdominal y diarrea.

Otros gérmenes considerados como responsables de infecciones intestinales alimentarias son el E.coli 0175 y la Listeria monocygotes, que también se encuentran como huéspedes habituales en el intestino de los rumiantes.

Los productos alimentarios que pueden actuar como vehículos contaminantes de estos gérmenes son la carne y la leche y sus derivados, así como los vegetales en ensaladas, los jugos de frutas y el agua.

La presencia de Staphylococcus aureus y de algunos tipo de enterovirus en una infección intestinal alimentaria es debida generalmente a fallos de las medidas higiénicas en el proceso de la manipulación de los productos alimenticios, a lo largo de la cadena alimentaria, sobre todo durante la preparación en la cocina.

lunes, 25 de marzo de 2019

Menopausia sofocos e insomnio


En un artículo publicado en Archives of Internal Medicine del 26 de Junio de 2006, Maurice Ohayon, del Centro para la Investigación y la Epidemiología del Sueño en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, Palo Alto, California, dado que los sofocos de la mujer con menopausia suelen ocurrir durante la noche y se han considerado como responsables del insomnio crónico, se propone analizar en una muestra de la población general otros factores relacionados con el insomnio que pudieran ser responsables, además de los sofocos, del insomnio crónico en la mujer durante su menopausia.

Una muestra aleatoria de 3.243 mujeres (con edades iguales o superiores a los 18 años) representativa de la población de California, fue entrevistada por teléfono. La muestra incluía 982 mujeres con edades entre 35 y 65 años.

Las mujeres fueron divididas en 3 grupos de acuerdo con su estado respecto a la menopausia: Premenopausia (57,2%), perimenopausia (22,3%) y postmenopausia (20,5%).

Los sofocos (súbita sensación de calor congestivo que sube al rostro, generalmente acompañada de enrojecimiento) fueron tenidos en cuenta si estaban presentes al menos durante 3 días por semana durante el último mes, y fueron clasificados como leves, moderados o intensos según su efecto sobre la actividad diaria de la mujer.

El insomnio crónico fue definido como una insatisfacción general sobre la calidad del sueño, dificultad de iniciarlo, dificultad de mantenerlo o sueño no reparador, durante al menos 6 meses.

Los resultados fueron los siguientes:


  1. La prevalencia de los sofocos fue del 12,5% en la premenopausia, 79,0% en la perimenopausia, y 39,3% en la postmenopausia.
  2. La prevalencia del insomnio crónico fue del 36,3% en la premenopausia, 56,6% en la perimenopausia, y 50,7% en la postmenopausia.
  3. La prevalencia de los síntomas del insomnio crónico se incrementaba con la intensidad de los sofocos, sobrepasando el 80% en las mujeres perimenopausicas y postmenopausicas que sufrían sofocos intensos.


En un análisis estadístico apropiado, los sofocos intensos se asociaban significativamente con los síntomas y el diagnóstico de insomnio crónico. Por otra parte, un mal estado de salud, un dolor crónico y la apnea del sueño son también factores significativos asociados con el insomnio crónico.

La conclusión del autor es que los sofocos intensos se asocian con el insomnio crónico en la mujer en la edad media de la vida.
En consecuencia, la presencia de sofocos intensos debe ser sistemáticamente investigada en las mujeres en la edad media de la vida con insomnio crónico, ya que el tratamiento para aliviar los sofocos puede mejorar la calidad del sueño y minimizar las consecuencias del insomnio crónico.

domingo, 10 de marzo de 2019

Cuatro ejercicios para lograr unos bíceps de miedo


El bíceps resulta ser con total seguridad el primer músculo que se nos viene a la mente al momento de hallar unos brazos luminosos. A pesar de lo esencial a su vez de los músculos también de los músculos de los tríceps y del antebrazo en el aspecto general, solemos olvidar un poco a su desarrollo en detrimento del primero, aunque se producen varias interrogantes:

Pues bien, vamos por partes. El bíceps braquial localizado en la parte superior del brazo y antagónico del tríceps, se encuentra conformado por dos cabezas, cabeza larga y cabeza corta, que convergen en una sola masa. Se trata de uno de los tres músculos del compartimiento previo del brazo, que completan el músculo coracobraquial y el músculo braquial. Su empleo es importante para poder doblar el codo para el movimiento supinador del antebrazo.

Errores comunes al ejercitar los bíceps

Sin embargo, cuando llega el instante de enfrentarnos a las mancuernas o a las barras para ejercitar el bíceps caemos en una variedad de errores que minimizan la efectividad de los ejercicios que añadimos en nuestra rutina. No dejes de tomar nota ya que estos cinco errores frecuentes te desviarán de la senda del éxito.

1. Levantas los hombros, doblas las muñecas o mueves el codo

Tienes que fijar el codo a tu cuerpo, no alzar los hombros al mismo instante que el peso y tienes que mantener rígidas las muñecas. De lo contrario vas a estar trabajando espalda, antebrazos y espalda.

2. No puedes completar el rango de movimiento (ROM)

Es algo sencillo ya que la rutina tiene que iniciar pegado al cuádriceps y alcanzar al pecho. Si no lo realizas correctamente, no vas a ganar tanta fuerza y volumen.

3. Te limitas a alzar peso de forma mecánica

Error. Tienes que encontrarte concentrado en las rutinas que haces y sentir que están ejercitado correctamente la zona.

4. Olvidas la relevancia del músculo braquial

Se localiza por debajo del bíceps, pero es importante para poder doblar el codo, se encuentra muy relacionado con el bíceps y ayuda a que lo separe del tríceps.

5. Haces mucho trabajo de volumen

No es conveniente sobrecargar mucho la zona con un gran volumen de trabajo en específico ya que no es garantía de éxito. Si no te encuentras feliz con el resultado de la rutina, disminuye la carga de trabajo.

Los ejercicios más recomendados para ejercitar el bíceps

Chin Ups

Parecidas a las dominadas, pero con las palmas de las manos viendo hacia fuera. Lo recomendable es que agregues peso al ejercicio a través de chalecos pesados de musculación o pesas. Unas tres series con seis a ocho repeticiones es lo ideal para ejercitar la cabeza corta del bíceps.

Incline Dumbbel Curls

Arriba de un banco inclinado boca arriba haz con las mancuernas tres series con seis a ocho repeticiones. Resulta ser un ejercicio muy aconsejable para la ejercitación de la cabeza larga del bíceps, aunque ejercitan las dos.

Reverse EZ Bar Curl

Se emplea para ejercitar el músculo braquial y se hace de pie con una barra W o Ez. Las palmas de las manos tienen que mirar hacia abajo y el movimiento de lleno desde el cuádriceps al pecho. En esta oportunidad, realiza tres series con seis a 13 repeticiones.